Las autoridades de varios países que ya parecían haber pasado lo peor de la pandemia de COVID-19 han sido puestas en alerta después de que se registraran nuevos casos del virus en los últimos días, por lo que sus líderes llaman a ‘no bajar la guardia’, incluso a medida que más y más territorios (principalmente en Estados Unidos y América Latina) buscan levantar las restricciones de la sana distancia.

China 

Después de que el fin de semana se registrara un nuevo caso de COVID-19 en Wuhan, la provincia donde nació el virus y logró permanecer sin nuevos casos en todo abril, las autoridades anunciaron que ya hay otros 4 casos identificados, dando un total de 5. Indicaron que ninguno de ellos es importado, y llamaron a la ciudadanía a permanecer en sus casas y respetar la sana distancia.

Asimismo, se han registrado otros 11 casos en la ciudad de Shulan, en la provincia de Jilin, misma que de acuerdo a CNN, fue puesta en cuarentena para evitar un rebrote más significativo.

Corea del Sur 

En el caso de Corea del Sur, el presidente Moon Jae-In informó que se pondrá en pausa la relajación de medidas de sano distanciamiento, después de que se registraran nuevos brotes del virus en el país, que fue de los primeros en lidiar con el virus y parecía estar en buen camino para erradicar la pandemia.

En la capital de Seúl, en la media noche del domingo se registraron 35 nuevos casos, la cifra más alta en más de un mes, de acuerdo a las autoridades, y que dan un total de 69 nuevos casos en las últimas 48 horas.

La mayoría de estos casos, informaron las autoridades, tuvieron que ver con la convivencia en centros nocturnos y bares, por lo que llamaron a la población a respetar la sana distancia.

Con información de CNN y Al Jazeera