Aunque es algo de ‘conocimiento popular’, hasta ahora no había evidencia de que el estrés provocara que el cabello se vuelva cano, sin embargo, un estudio reciente realizado por científicos de la Universidad de Harvard, finalmente pudo comprobarlo.

El estudio fue realizado con ratones, los cuales al verse expuestos a estrés físico o psicológico mostraron una reducción en el número de células madre en cuestión de días, además de que su pelo se volvió cano más rápido que el de los otros ratones.

De acuerdo con estudios previos, la pérdida de pigmentación en el cabello se relaciona directamente con el agotamiento de células madre en los melanocitos, situación que es impulsada por la activación del sistema nervioso simpático, es decir, el encargado de las respuestas automáticas al peligro y el estrés.

De esta manera, los investigadores consideran que el estrés activa el sistema nervioso simpático, lo que induce la liberación de un neurotransmisor llamado noradrenalina, el cual provoca que las células madre de los melanocitos se activen excesivamente.

Cabe mencionar que antes de llegar a esta conclusión, los investigadores descartaron otras hipótesis, como que las canas fueran causadas por ataques inmunológicos y hormonas relacionadas con el estrés.

Con información de Sin Embargo.