Tres conejos lograron salvarse de las crecientes inundaciones que están sucediendo en Nueva Zelanda, pero lo han hecho de una manera bastante peculiar, montando dos ovejas para poder mantenerse a salvo del agua en sus lomos.

El dueño de la granja, Ferg Horne de 64 años, dijo que él se dedica a la ganadería desde que dejó la escuela a la corta edad de 15 años y durante todo este tiempo nunca había visto nada parecido. El granjero caminaba el sábado bajo la lluvia para lograr rescatar a las 40 ovejas de su vecino, cuando a lo lejos podía ver algunas manchas negras en los lomos de las ovejas.

Eso obviamente lo desconcertó, pero cuando se acercó más para ver que era aquella rara mancha negra en el lomo de las ovejas, vio a los conejos embarrados en la espalda de las ovejas disfrutando de un viaje gratis con toda la comodidad.

Pensó que nadie le iba a creer si lo platicaba así nada más, por lo que decidió tomar su teléfono celular y tomó una fotografía, teniendo en cuenta que la imagen podría gustarle a sus nietos. Pero en vez de tomar una foto grabó un video sin darse cuenta.

Los granjeros neozelandeses consideran a todos los conejos como una plaga y Horne confesó que incluso le dispara a algún conejo que ve cerca de su propiedad. Sin embargo, «mostraron tanta iniciativa que pensé que esos conejos merecían vivir», comentó el granjero.

Con información de El Diario de Victoria.