J. W. «Boy» Ledford Jr. fu condenado a muerte por haber asesinado a un médico en Georgia, Estados Unidos, y aunque ya ha aceptado su destino, considera que la inyección letal no es la forma en que debería irse de este mundo.

Para Ledford Jr. el cóctel letal es una forma inhumana de quitarle la vida a alguien, es por eso que ha solicitado a las autoridades un último deseo: que un pelotón de fusilamiento sea el responsable de su ejecución.

El estado de Georgia permite a los condenados a muerte elegir el método por el que quieren partir, sin embargo, esta antigua forma de ejecución no se encuentra entre las opciones y, por lo mismo, ha sido rechazada.

De acuerdo con los abogados del condenado, lo que Ledford teme más es sufrir una extensa agonía debido a las sustancias que le inyectarán, sin embargo, Georgia ha destacado que para las ejecuciones utilizan el pentobarbital, un barbitúrico que induce a la inconsciencia y luego a la muerte.

Ledford será el primer condenado a muerte que ejecuten en este estado durante 2017, en 2016 fueron nueve.

Fuente: Infobae