Los últimos días, desde el pasado martes, un escándalo de presunta corrupción ha abatido la campaña de Ricardo Anaya Cortés, aspirante de la coalición “Por México al Frente”, en donde se habla de triangulación de recursos para simular la compra-venta de una nave industrial por parte de la empresa de Anaya, Juniserra.

Sin embargo, como suele suceder en estos casos, la información no es muy clara y puede ser confusa. Es por ello que en Reporte Querétaro hacemos la recopilación de toda la información que ha surgido en torno a este complicado caso.

Los hechos:

En mayo del 2014, la empresa de Ricardo Anaya y su familia política, Juníserra, compró por 10 millones de pesos un terreno de 13 mil 200 metros cuadrados en el Parque Tecnológico y de Innovación, ubicado en el Municipio de El Marqués. En agosto del 2016, Juniserra vendió, por 54 millones de pesos, una nave industrial que construyeron en dicho terreno a la empresa Manhattan Masterplant Development. Esto lo admite públicamente el propio Anaya.

El terreno de 13 mil 200 metros cuadrados que compró Juniserra está ubicado en El Marqués. Lo comenzaron a pagar el 21 de mayo del 2014. Foto: Ricardo Anaya

1) El origen:

El martes 20 de febrero, el abogado Joaquín Xamán McGregor realizó una conferencia de prensa en donde aseguró que dos clientes suyos, Daniel y Alberto “N”, habían presentado una denuncia para dar a conocer un entramado financiero en el que habían participado, y del que se habría beneficiado Ricardo Anaya a través de la empresa Juniserra, de la que es propietaria su familia política y él mismo.

Este entramado era la simulación de la venta de una nave industrial, propiedad de Juniserra, a la empresa Manhattan Masterplant Development por 54 millones de pesos.

La indagatoria, sin embargo, no es nueva. La denuncia, de acuerdo a El Financiero, se presentó desde el pasado 26 de octubre del 2017.

2) ¿Para qué simular la compra-venta de un inmueble?

El objetivo, según el abogado de la parte acusadora, era el hacerle llegar a Ricardo Anaya una cantidad de 54 millones de pesos por parte del empresario queretano Manuel Barreiro Castañeda. Este empresario, según la denuncia original, habría contratado a Daniel y Alberto “N” para realizar un esquema en el que se pudiera hacer llegar el dinero a Anaya, sin que se conociera su procedencia.

Manuel Barreiro, con quien Anaya dice no tener relación alguna, fue compañero estudiantil del candidato en el Instituto Queretano San Javier. Hoy, fue ubicado en Canadá y no ha rendido declaración.

Manuel Barreiros fue compañero de Ricardo Anaya en el San Javier. Foto: Archivo / El Universal

Él es el presidente del Consejo Directivo de la compañía Advance Real State, operadora y propietaria del Parque Tecnológico y de Innovación, donde se encuentra la nave industrial en cuestión.

La Procuraduría General de la República (PGR) ha confirmado que Barreiro está bajo investigación.

Vía El Financiero 

3) ¿Quienes presentaron la denuncia?

Después de que se diera a conocer la existencia de la denuncia, se reveló la identidad de los testigos de la PGR. Es decir, de Daniel y Alberto “N”, quienes la presentaron. Se trata de Daniel Rodríguez Velasco y Alberto Galindo. Su declaración fue revelada en el noticiero de Ciro Gómez Leyva.
En ella, Alberto Galindo confiesa que fue él quien creó el entramado para simular empresas, inflar avalúos y ocultar el verdadero origen de los 54 millones de pesos con los que se compró la nave industrial de Anaya.

Los denunciantes aseguran que fueron contratados desde diciembre del 2015 por Manuel Barreiro.

“Lo que quiero decir, es que creé un esquema de colocación de fondos cuya finalidad era ocultar la verdadera intención de adquirir un inmueble propiedad de una empresa del suegro de Ricardo Anaya con activos que provenían de operaciones simuladas”, aseguró.

Otro aspecto importante es que, de acuerdo a su declaración, inflaron los avalúos del terreno para comprarlo al mayor precio posible, valuando la nave industrial con mejoras que no tenía, y asegurar un menor pago de impuestos.

Vía El Financiero / Imagen  

4) Sigue el dinero: El presunto uso de empresas fantasma para ocultar que Barreiro dio esa cantidad a Anaya

Acustik Noticias, medio de comunicación del que es propietario Victor Trujillo (mejor conocido como “Brozo”), dio a conocer este domingo la supuesta ruta que siguió el dinero utilizado para hacer el entramado. De acuerdo a esta publicación, la llamada “Operación Manhattan” se realizó en dos partes.

Parte 1

De acuerdo a la publicación, la primera transacción la realizó la empresa Didelfut de Jalisco, de la que es propietario Manuel Barreiro, a Mas Sailing, que tiene una dirección fiscal en Gibraltar. La transacción se realizó por 16 millones de pesos.

Posteriormente, el 30 y 31 de agosto de 2016, Mas Sailing realiza dos transferencias, una por 12 millones 23 mil 587 pesos y otra por 3 millones 830 mil 991 pesos a Tesorem, empresa de Querétaro de la que es dueño Daniel Rodríguez, uno de los denunciantes. Para justificarlo, se dijo que Mas Sailing estaba dando un crédito a Tesorem. Las transacciones se realizaron por medio de Banco del Bajío.

Tesorem, entonces, simulando otro préstamo de ellos a la empresa Manhattan Master Plan (la que compró la nave de la discordia), realizo dos depósitos el 31 de agosto y el 1 de septiembre del 2016, por 15 millones 854 mil 578 pesos.

Parte 2

Tras esta operación, otra vez Didelfut de Jalisco envió una transferencia por 7 millones 350 mil dólares a una cuenta del banco SYZ de Ginebra, Suiza, a nombre de la empresa canadiense Kross Equity Investments.

De ahí, la empresa canadiense envió al banco First Caribbean International Bank un total de 2 millones 150 mil dólares a una cuenta a nombre de Meridian Trust Company Limited, ubicada en las Islas Turcas y Caicos. Cuyos beneficiarios, de acuerdo a los denunciantes, habrían sido Manuel Barreiro y Didelfut de Jalisco (su empresa).

Después de otros depósitos a diferentes partes del mundo, el dinero habría regresado a Querétaro. Específicamente a la cuenta de Tesorem, quien envió a Manhattan Master Plan Development un oral de 38 millones 750 mil pesos.

Al final, de acuerdo a la publicación, la empresa Manhattan Masterplan Development, se habría hecho con los 54 millones 804 mil 578 pesos destinados a la compra de la nave industrial de Juniserra.

Se concluye que todo el dinero, al final, habría salido del empresario Manuel Barreiro.

5) ¿De quién es la empresa Manhattan Masterplan Development, que compró la nave de la discordia?

De acuerdo al mismo Anaya, esa empresa es propiedad de Juan Carlos Reyes García, un importante arquitecto de Querétaro. Esta empresa, sin embargo, ya había sido objeto de polémica el 2017, cuando surgió la información de la nave industrial.

Según dio a conocer El Universal, la empresa se fundó con 10 mil pesos y su domicilio fiscal era un terreno baldío. La empresa fue constituida apenas el 5 de julio del 2016, unos dos meses antes de que se realizaran las transacciones por parte de Tesorem (explicadas en el punto anterior).

Vía El Universal 

LAS CONSECUENCIAS

6) Las acciones de la PGR

a) Cateos en Querétaro

Cateos en Querétaro contra dueño de Manhattan Masterplan. Foto: Víctor González / Diario de Querétaro

El 16 de febrero, 4 días antes de que se hiciera la conferencia de prensa revelando el supuesto entramado, las oficinas de Juan Carlos Reyes, dueño de Manhattan Masterplan (la empresa que compró la nave industrial) fueron cateadas por la PGR. La PGR informó que hubo una persona detenida, aunque no se reveló de quién se trataba. En el cateo participaron más de 10 agentes de la Gendarmería.

Vía Diario de Querétaro 

b) Emisión de alerta migratoria contra Manuel Barreiro – Localización en Canadá

El 21 de febrero se emitió una alerta migratoria contra Manuel Barreiros. Un día después, se logró su ubicación en Canadá. No se ha confirmado su detención.

De acuerdo a la PGR, Barreiro (de quien salió el dinero) y Reyes García (quien compró la nave industrial) son socios y amigos.

El 21 de febrero, un día después de la conferencia de prensa de Mcgregor, la PGR pidió activar una alerta migratoria contra el empresario Manuel Barreiro para mantener vigilados su movimientos.

Un día después, el 22 de febrero, se dio a conocer que Barreiro había sido ubicado en Canadá y que en unas horas se podían dar detalles de su localización. Sin embargo, casi 5 días después, no ha habido mayor información.

Es preciso señalar que de acuerdo a la misma PGR, Barreiro no ha rendido declaración.

http://www.eluniversal.com.mx/nacion/pgr-pide-alerta-migratoria-para-manuel-barreiro-presunto-lavador-en-caso-anaya

7) La respuesta del PAN

Tras darse a conocer todo esto, el Partido Acción Nacional (PAN) acusó al PRI-Gobierno de orquestar una compleja Guerra Sucia en torno a su candidato presidencial. Su principal fundamento es que Daniel Rodríguez Velasco, uno de los denunciantes, fue el líder del Instituto Político Empresarial del PRI en Querétaro.

“Los priístas han querido montar una telenovela barata para descalificar a Ricardo Anaya”, afirmaron los representantes del Frente.

Rodríguez Velasco, a pesar de que sí fue un miembro fundador del instituto Político Empresarial, no tiene constancia de haber militado en el PRI, según relata el Diario de Querétaro.

8) La respuesta de Anaya

El candidato del Frente, Ricardo Anaya, sostiene que las acusaciones en su contra son parte de una guerra sucia por parte del PRI, derivado de que su candidato, José Antonio Meade, va en tercero en las encuestas.

En un video publicado en sus redes sociales este domingo, el ‘chico maravilla’ asegura que todo en la venta del mencionado inmueble fue legítimo, y hace la narración de cómo su empresa, Juniserra, financió la compra del terreno.

En cuanto a la obtención de los recursos por parte de la empresa Manhattan Masterplan para realizar dicha compra, Anaya consta que “no le corresponde” la responsabilidad, puesto que en el contrato de compraventa, el comprador da fe de que procedieron de formas lícitas.

Aquí el video:

Además, Anaya este domingo presentó un escrito en las oficinas de la PGR en donde pide al responsable de despacho, Arturo Elías Beltrán, que “no se preste” a lo que él considera que es una guerra sucia.

Sin lugar a dudas, este caso seguirá dando de qué hablar durante los siguientes meses. No obstante, es de destacar que ya ha causado algunos estragos en la campaña frentista, justo en un moméntum en el que medios de prestigio internacional como la revista ‘The Economist’ lo ponían como el ‘rival a vencer’ de Andrés Manuel López Obrador.

The Financial Times, por ejemplo, ya considera que no sería de sorprenderse que después de unos días agitados para el joven queretano, su campaña se ‘estancara’ alrededor de la polémica que rodea la venta de esta nave industrial.

Escríbeme, @memocalzada.