En las conferencias diarias del subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, se ha insistido mucho en que no existe una saturación de los hospitales y que todos los pacientes con Covid-19 son tratados de la mejor manera, sin embargo, algunos vecinos en la colonia Nápoles, en la CDMX, han denunciado una clínica que incumple descaradamente con los protocolos de salud, y que sigue operando a pesar de las inspecciones realizadas.

Se trata del Hospital Nápoles, un edificio de cinco pisos que en marzo comenzó a recibir a pacientes enfermos de Covid-19, pero que desde entonces ha puesto en alerta a los vecinos de la calle Alabama en la que se ubica.

Los vecinos han compartido videos y fotografías que muestran las terribles prácticas realizadas en este hospital, una de ellas es el trato que se le da a los cadáveres y la manera clandestina en la que se realiza su identificación. En fotografías y videos se exhibe cómo un hombre con un simple cubrebocas abre la parte trasera de una carroza y una bolsa para cadáveres, después, los familiares se acercan a comprobar al identidad del difunto. Todo ocurre en mitad de la calle y a plena luz del día.

Pero eso no es todo, otro video muestra a un hombre con guantes y cubrebocas tirando desechos tóxicos en la coladera de la calle.

«Hemos visto cómo tiran material de su clínica en la coladera, hemos visto cómo lavan ambulancias afuera de nuestras casas y cómo los pobres familiares tienen que identificar a sus muertos en la calle y de cómo se cambian y se desvisten», denuncia uno de los vecinos.

Ante las denuncias, las autoridades no hacen nada, e incluso cuando la Secretaría de Salud capitalina realizó inspecciones al inmueble, éste sigue operando con normalidad.

De acuerdo con Adán Benavides, propietario del hospital, el nosocomio cumple ‘parcialmente’ con las medidas establecidas, sin embargo no lo han cerrado porque sus incumplimientos solo son con problemas con los documentos presentados.

El llamado Hospital Nápoles era hasta el año pasado una clínica de cirugía estética, la cual se volvió conocida a causa de la denuncia realizada en su contra por la cantante Alejandra Guzmán. En ese entonces ella demandó a la clínica por una mala praxis que puso en riesgo su vida.

Con información de Milenio.