Cada año en China mueren más de 110 mil personas debido a la contaminación en el país oriental, informaba La ONU más temprano este año, y aunque China se esfuerza por mejorar la calidad del aire, todo intento se ha visto superado por completo.

Ahora China tiene un nuevo proyecto con el que busca que el aire del país sea respirable una vez más: la construcción de una Ciudad Bosque en la que viva más de un millón de plantas.

En esta peculiar y verde ciudad vivirán un millón de plantas y 40 mil árboles de diferentes especies, pero también 30 mil personas que se encargarán, entre otras cosas, de cuidar los árboles y los edificios.

El bosque de Liuzhou, como se conocerá a la zona, tendrá una extensión de 1.75 kilómetros cuadrados y se espera que sea capaz de absorber 10 mil toneladas de dióxido de carbono y 57 toneladas de contaminantes al año.

La Ciudad Bosque estará conectada mediante una vía rápida para coches eléctricos y tranvías y usará energía solar y geotérmica, lo que la hará totalmente autosuficiente. Albergará además de áreas residenciales y comerciales, espacios de ocio, dos escuelas y un hospital.

Fuente: Xataka