Miembros de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación en Guerrero (CETEG) tomaron la caseta de cobro de La Venta, en la autopista Cuernavaca-Acapulco.

Durante la protesta, los maestros permitieron el paso libre a los vehículos civiles y pedían permiso para pintar mensajes en apoyo de los maestros.

En la caseta, mientras los maestros realizaban las pintas a los autos (con permiso de los usuarios), otros maestros verificaban que en los vehículos no viajaran funcionarios estatales o federales.

Una de las personas que transitaron por esta vía fue Xavier López Chabelo, quien permitió que se pintara la frase ‘Yo apoyo a los maestros» en su camioneta, mientras los maestros vitoreaba «¡Chabelo! ¡Chabelo!»

El objetivo de la toma de la caseta era detectar si viajaba algún funcionario hacia el puerto de Acapulco, Chilpancingo o la Ciudad de México, para bajarlo y obligarlo a ondear un banderín con consignas de la CNTE y la CETEG.