En un hecho sin precedentes, el Centro Penitenciario de San Juan del Río (CP3), cumplió al 100% con los estándares de la auditoria final con lo que obtendrá la certificación internacional por la Asociación Americana de Prisiones (ACA).

En el proceso de certificación, se debe cumplir al 100% con los estándares obligatorios y –como mínimo- con el 90% de los estándares no obligatorios. Estos estándares son prácticas mínimas aceptables en aspectos como generales que garanticen el respeto de los derechos humanos, un trato y vida digna dentro del centro penitenciario. Sin embargo, se motiva a que las prisiones superen los estándares mínimos.

En su visita para la supervisión y evaluación de las instalaciones del CP3 San Juan del Río, los miembros del comité de visita, William Powers y Karen Bess, fueron recibidos por el comisionado Estatal, Miguel Ángel Contreras Álvarez, y por parte del cuerpo Directivo de la CESP.

Al respecto, Karen Bess, señaló que: “es  un centro muy organizado, en todo lo que pude ver, como las actividades organizadas y los puntos se cubrieron  al 100%, especialmente el punto sobre servicio médico.”

En total, son 138 estándares internacionales centrales de los cuales 39 son obligatorios y se divide en siete áreas principales, cada una con metas y resultados medibles: seguridad, protección, orden, cuidado de proveer las necesidades básicas y atención personal, programa y actividades, justicia, y administración.

Será en el mes de enero cuando oficialmente se reciba la certificación para el periodo 2020-2023 por parte de la ACA, organización con más de 149 años de experiencia en el sistema de prisiones a nivel internacional.

Con acciones como ésta, el Sistema Penitenciario de Querétaro se mantiene como referente nacional al situarse en dos años consecutivos, como primer lugar nacional en respeto y garantía de los Derechos Humanos de acuerdo con el Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria 2017 y 2018, elaborados por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).