No es la misma Celia de hace 20 años que recibió en el patio del Tribunal a la aguerrida Guadalupe Segovia y a gente de la izquierda que le llevaron serenata para pedirle que fuera la candidata del PRD al gobierno del estado.

La mañana del viernes 14 de febrero, día del amor y la amistad, los activistas le cantaron ‘Yo te nombro (Libertad)’, la hermosa canción de Gianfranco Pagliaro interpretada magistralmente por Nacha Guevara, que en el climax dice

‘Por la idea perseguida
Por los golpes recibidos
Por aquel que no resiste
Por aquellos que se esconden
Por el miedo que te tienen
Por tus pasos que vigilan
Por la forma en que te atacan
Por los hijos que te matan
Yo te nombro, Libertad…’.

La izquierda queretana adoptó a la magistrada después de que ésta declarara que Sergio Gerónimo Sánchez y Anselmo Robles eran presos políticos del entonces gobernador Ignacio Loyola Vera.

Ahí en el patio, cantándole a Celia, la izquierda le pidió que fuera su candidata al gobierno del estado representando al PRD. Celia aceptaría y competiría contra Paco Garrido, que ganaría la contienda y contra Fernando Ortiz Arana.

Su campaña fue meramente testimonial. Cero pesos, podríamos decir. Cero espectaculares, cero entrevistas, cero promoción. Apenas logró el 6.6 por ciento de la votación total.

En 2015 repitió pero ahora por Morena. Su amigo –amigo personal- Andrés Manuel López Obrador le pidió el favor para llenar el hueco. Le pidió que se sacrificara por el Movimiento de Regeneración Nacional. Le dijo que no había dinero –otra vez- y que tendría que ingeniárselas para sacar su candidatura adelante. Apenas alcanzó el 5 por ciento de la votación en la que el actual gobernador, Francisco Domínguez se alzó con la victoria.

Hoy las cosas son diferentes. Su amigo –su amigo el presidente- la recompensó y le entregó la candidatura que Celia le pidió. AMLO que dice que nunca olvida ni los favores ni los desprecios, la prefirió por encima de Gilberto Herrera y de Santiago Nieto. Ella fue primera en tiempo. Llevaba mano.

Pero ahora Celia trae con qué. Se nota. Entrevistas en la Jornada, dirigida por la comadre de su amigo; en otros medios nacionales, espectaculares, campaña digitales, equipo de prensa, de redes sociales. Mucho ruido,

Esta vez las cosas serán diferentes para la magistrada que, hay que decirlo, sigue siendo la misma que se sonrojó cuando le cantaron ‘Libertad’, pero ahora con mucho dinero, recursos humanos y un amigo presidente que buscará pagarle los sacrificios que hizo en tiempos de las vacas flacas.

Será la primera queretana que habrá contendido tres veces por la gubernatura de su estado. Y esta ocasión no será la rival más débil de la contienda.