Nikki Tate es una abogada de 27 años de edad, pero su pasión más grande es la caza, algo que ha provocado que en redes sociales cientos de personas le critiquen y denuncien.

En su cuenta de Instagram, Tate disfruta de compartir imágenes junto a sus presas y sus amigos cinegéticos, y aunque sus fotografías reciben muchos comentarios positivos, son más los que la critican , insultan y hasta le desean la muerte.

Ante esta situación, la cazadora ha pedido que dejen de atacarla por practicar la cacería, pues asegura que no solo lo hace por gusto, sino que caza para comer.

«Yo practico caza para comer, para la conservación [de poblaciones de animales], la amistad y mucho más: son cosas muy importantes para mí», menciona en entrevista con The Guardian.

De acuerdo con Tate, a pesar de que su actividad es legal, se hace con respeto y se consume todo lo que captura, la comunidad está muy molesta con ella e incluso le han enviado cartas de muerte, motivo por el que ha pedido que se le respete.

«Si puedo respetar las creencias, los valores y las razones de los demás, incluso aquellos que afectan a la vida y la muerte humanas, por favor, respeten los míos».

[Con información de RT]