Las medidas que ha tomado el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para la «protección» de los ciudadanos estadounidenses han sido motivo de polémica y críticas en todo el mundo, incluso varios diplomáticos del gobierno de Trump han expresado su preocupación por ellas, algo que no le agrada mucho a la Casa Blanca.

Ahora, la Casa Blanca ha emitido un ultimátum a los diplomáticos asegurándoles que «deberían o bien ajustarse al programa o irse», según señaló el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer.

Tras el anuncio del veto temporal que impuso Trump a turistas, migrantes y refugiados de siete nacionalidades, muchas personas alrededor del mundo han denunciado una violación a los derechos humanos y otras críticas, entre estas personas se encuentran más de 100 diplomáticos estadounidenses.

En su mensaje, los funcionarios expresan abiertamente su oposición al decreto de Trump al que tachan de discriminatorio y xenófobo, y advierten que «esa política va en contra de importantes valores estadounidenses».

Además, el documento advierte que estas medidas tendrán repercusiones directas e inmediatas en la relación de Estados Unidos con los siete países afectados.

Fuente: Excélsior