Por: Miguel Ángel López


Es evidente que la pandemia ha provocado severos daños en términos socioeconómicos, entre los cuales se encuentran el empleo. L
a crisis de la COVID-19 ha generado que algunos empleos desaparezcan y otros surjan con más fuerza. Más allá de los datos de pérdida de empleo, es importante saber quétrabajos fueron los que desaparecieron y cuales surgieron. Los avances tecnológicos como la inteligencia artificial, la automatización y la robótica, entre otros, crearán nuevos puestos de trabajo, lo cual va implicar que muchos trabajadores que no estén preparados pierdan la oportunidad de aprovechar las nuevas oportunidades laborales.

En el reporte The Future of Jobs Report 2020del Foro Económico Mundial, se analizaron los cambios el empleo en el mundo, se mencionó que existe una coyuntura crítica, toda vez que el empleo presentaría un cambio importante en los siguientes años, dicho estudio analiza el ritmo de cambio con base en encuestas realizadas a los directivos de empresas y estrategas de recursos humanos de muchos países del mundo. Son cinco los principales resultados obtenidos a la luz de las perturbaciones y cambios relacionados con la pandemia, así como de las nuevas tendencias e incorporaciones tecnológicas a largo plazo.

1. AUTOMATIZACIÓN DE LA FUERZA DE TRABAJO.
El aumento de la automatización en las empresas ha crecido con mayor rapidez de lo esperado y se prevé que 85 millones de empleos se verán desplazados en los próximos 5 años. La adopción de nuevas tecnologías transformaría las tareas, los puestos de trabajo y las competencias de hoy al 2025. Cerca del 43% de las empresas encuestadas indicaron que pretenden reducir su fuerza laboral a consecuencia del aumento de la tecnología; el 41% piensa contratar más personal para tereas especializadas y el 34% plantea ampliar más personal como resultado de las nuevas tecnologías.
2. LA REVOLUCIÓN TECNOLÓGICA.
Se espera un crecimiento de 97 millones de nuevos empleos a consecuencia de la evolución de la economía y de los mercados laborales, a la luz de nuevas funciones en la economía asistencial en ámbitos tecnológicos y en carreras relacionadas a la creación de contenidos. Las nuevas profesiones presentan mayor demanda en empleos de base de datos, de inteligencia artificial, en informática y desarrollo de productos. Sin embargo, para estos trabajos el factor humano sigue jugando un papel importante, sobre todo para los puestos asistenciales como el marketing, ventas y producción de contenidos.
3. EL PENSAMIENTO ANALÍTICO, LA CREATIVIDAD Y LA FLEXIBILIDAD.
Estas  competencias se encontrarán entre las más buscadas. Los empleadores consideran que en los próximos años habrá una tendencia al alza de la importancia del pensamiento crítico, del análisis y de la resolución de problemas. Las nuevas habilidades están relacionadas con el auto control, con el aprendizaje activo, la resiliencia, la tolerancia al estrés y la flexibilidad.  
4. LA COMPETITIVIDAD BASADA EN LA CAPACITACIÓN.
De los puestos de trabajo que se conserven en los próximos 5 años, las empresas se concentraran en actualizar las habilidades de su personal, ya que se prevé que aproximadamente la mitad requiera de capacitación de las nuevas competencias básicas. En este punto el papel del gobierno es importante para que las empresas obtengan incentivos para invertir en los mercados y empleos del mañana y ofrezcan redes de protección más sólidas para sus trabajadores durante la transición de un empleo a otro.
5. EL TRABAJO A DISTANCIA.
Esta nueva modalidad de trabajo ha tomado mucha más fuerza a raíz del confinamiento. El estudio resalta que el 84% de los empleadores está preparado para digitalizar con prontitud los procesos de trabajo, lo que incluye una expansión considerable del trabajo a distancia. Otro dato señala que el 44% de la fuerza laboral tiene la posibilidad de trabajar a distancia. Sin embargo, el 78% de los empresarios encuestados esperan un impacto negativo sobre la productividad de sus trabajadores, por lo que muchas empresas están adoptando medidas y estrategias para facilitar la adopción a esta nueva modalidad, que se prevé llegó para quedarse.

El estudio señala que es probable que la desigualdad se vea doblemente agravada por el impacto de la revolución tecnológica y la recesión económica provocada por la pandemia, la cual ha afectado mayormente a las personas de bajos ingresos, a las mujeres y a los jóvenes. El siguiente cuadro muestra algunos de los trabajos que aumentarán en los próximos 5 años, así como los que su demanda se reducirá.

CUADRO 1. Cambios en la demanda de trabajo