Desde que despertamos y nos damos cuenta que tenemos la espalda toda sudada y pegada a las sábanas, sabemos que será un mal día. El tráfico es insoportable, sientes el calor, como fuego, emanar del aviento, y el ventilador de la oficina está descompuesto. Te irritas, tomas mucha, mucha agua; y lo único que quieres es llegar a tu casa para dormir. Excepto que no puedes por el insoportable calor.

Seguramente más de uno se sintió identificado con la historia de terror arriba escrita. En especial, porque todo parece indicar que estamos a punto de enfrentarnos al verano más caluroso de la historia. Tan sólo en México más de 10 estados han registrado temperaturas superiores a los 40 grados.

Uno de los muchos factores que hace que los días calurosos sean sinónimo de días terribles, es el efecto psicológico que el calor tiene en nosotros. pos supuesto, aparte de todo lo que le pasa a nuestro cuerpo: insolación, desmayos, quemaduras, etcétera.

De acuerdo a un artículo publicado por el catedrático de Psiquiatría de la Universidad de Barcelona, Antoni Bulbena, en la revista académica Psychiatric Services, el calor incrementa la irritabilidad e incita a una conducta más agresiva.

En tanto, el doctor en Psicología y profesor de la Universidad Complutense, Valentín Martínez-Otero, explica el por qué del impacto negativo sobre el estado de ánimo: “Puede generar decaimiento, fatiga y al mismo tiempo puede traducirse en irritabilidad, cambio en el ánimo, por no hablar del impacto sobre el descanso. Cuando hace mucho calor cuesta conciliar el sueño y eso incrementa la sensación de cansancio y malestar general durante el día, que al final conduce a un peor humor”.

Estos efectos negativos sobre el descanso han sido ya tratados en otros estudios, como el de la Universidad de Yokohama, en donde se concluye que «altas temperaturas en el verano incrementaron la fatiga en voluntarios saludables, especialmente aquellos con patrones de sueño desiguales, dependiendo del uso de aires acondicionados, estatus de comodidad, y edad».

Tan evidente es el mal humor en los días calurosos, que es un hecho que la violencia incrementa en todo el mundo, según constataron Investigadores de la Universidad de Berkley, California, quienes analizaron 60 estudios de todo el mundo, llegando a la conclusión de que existe un vínculo «sustancial» entre el clima y el conflicto. Por ejemplo, en la India incrementan los conflictos domésticos en sequías, y en Estados Unidos, el número de asaltos, violaciones y asesinatos.

Ya que son claros los efectos negativos que el calor tiene en el estado de ánimo, no queda más que atenerse a las recomendaciones para no ser víctima de males físicos: Mantenerse hidratados, en medida de lo posible, mantenerse en lugares frescos, y no exponerse mucho a la luz del sol.