El helado es uno de los postres favoritos de todos pero tiene un gran defecto: se derrite.

Pues bien, las universidades de Dundee y Edimburgo, en Escocia, descubrieron una proteína llamada BslA y encontraron la manera de sintetizarla gracias a bacterias inofensivas. ¿Qué tiene esto que ver con el helado? Pues al incorporarse esta proteína en el delicioso postre lo hace más resistente al calor y le da una textura más cremosa.

Pero eso no es todo lo que la proteína hace por el helado, además evita que formen cristales de hielo y reduce la cantidad necesaria de grasas saturadas en su producción, es decir, reduce las calorías que tiene.

La única pega que tiene este maravilloso descubrimiento es que no lo veremos en un tiempo, pues se espera que comience a aplicarse hasta dentro de cinco años.