El astrofísico y legendario guitarrista de Queen, Brian May, tuvo que ser trasladado de urgencia a un hospital a causa de un paro cardíaco y estuvo «cerca de la muerte», reveló él mismo a través de su cuenta de Instagram.

De acuerdo con el músico y científico de 72 años, esta emergencia ocurrió poco después de sufrir un accidente de jardinería que le provocó un desgarre muscular en los glúteos. Tras la lesión estuvo sufriendo por una semana, por lo que pidió una resonancia adicional, esta pureba reveló que tenía un nervio ciático comprimido.

Pero incluso este dolor, el cual comparó con «poner un destornillador en mi espalda», no fue tan grave como el que sufrió en días recientes a causa de un infarto.

El ataque duró alrededor de 40 minutos y se originó a causa de tener tres arterias congestionadas y en peligro de bloquear la sangre a su corazón, por lo que ésta generó mucha presión y provocó el ataque.

A causa de esta situación, el guitarrista se sometió a una operación en la que se le colocaron tres stents. La delicada cirugía se completó sin problemas y el guitarrista incluso bromeó al respecto al decir que «creo que 50 años de correr con una correa de guitarra sobre mi hombro izquierdo sosteniendo una guitarra pesada pudo tener algo que ver. ¡Pero probablemente todo valió la pena!».