Este martes los Boy Scouts de Estados Unidos presentaron una solicitud para acogerse a protección bajo el Capítulo 11 de la Ley de Quiebras del país.

La organización en Estados Unidos se ha visto envuelta en la polémica luego de que se realizaran reformas a la ley de Estados Unidos, con lo que se eliminaron las trabas legales que impedían demandar por abusos sexuales ocurridos años atrás. Con esto, la organización recibió una ola de demandas por abusos ocurridos en las últimas décadas.

De momento no se prevé que la bancarrota afecte los programas de la organización, que promueven la autosuficiencia en actividades al aire libre, como escalar y acampar, sin embargo, el número de miembros han disminuido considerablemente a causa de la polémica.

La bancarrota, presentada en Delaware, le permitirá a la organización juntar todas las acciones legales en un solo tribunal y tratar de llegar a un acuerdo, en vez de usar sus fondos para pelear, lo que podría dejar a algunas víctimas sin nada.

Con información de Forbes.