El Presidente de Estados Unidos, Joe Biden, criticó duramente las medidas anunciadas por los gobernadores de Texas, Greg Abbot, y Mississippi, Tate Reeves; quienes decidieron que a partir de próximos días permitirán que los negocios reabran al 100% de su capacidad y permitirán que los ciudadanos ya no usen mascarilla.

“Miren, espero que a estas alturas todos se hayan dado cuenta que la mascarilla hace la diferencia», dijo el presidnete a reporteros en la Casa Blanca. «Estamos en un momento crítico para cambiar la naturaleza de la enfermedad por la forma en la que estamos logrando poner vacunas… lo último, lo último que necesitamos es pensamiento de Neardenthal, ‘mientras tanto, todo está bien, quítense las máscaras'».

Asimismo, señaló que es crítico que las autoridades estatales sigan las recomendaciones de los científicos y sigan promoviendo el uso del cubrebocas.

«Yo sé que ustedes» (los reporteros) lo saben», dijo el mandatario, «sólo esperaría que también nuestros funcionarios electos lo supieran también», indicó.