La noche de este domingo un autobús de pasajeros cayó de un barranco sobre la carretera Tijuana-Tecate, dejando un saldo mortal de cuatro personas, así como 38 heridos.

El accidente ocurrió luego de que el conductor perdiera el control del volante, proyectando el vehículo a un precipicio de aproximadamente 30 metros de profundidad.

La caída provocó la muerte de cuatro personas, tres de las cuales eran menores de edad.

De acuerdo con el diario El Universal, el autobús pertenecía a la compañía ‘Transportes Guasave’, y al momento del accidente viajaba saturado de pasajeros, muchos de ellos menores de edad.

Al lugar acudieron paramédicos de la Cruz Roja Mexicana, miembros de Protección Civil y policías federales y municipales, quienes atendieron a los heridos y los trasladaron a diferentes hospitales.