La noche del pasado jueves, grupos del crimen organizado irrumpieron en casas y establecimientos sobre la carretera Apaseo el Alto – Querétaro en lo que fue una violenta jornada que dejó como saldo cuatro personas ejecutadas y dos heridas de gravedad.

Según los primeros informes, sujetos armados habrían entrado establecimientos de comida y viviendas a la altura del balneario Vero y disparado contra los presentes antes de darse a la fuga. Además de los cuatro decesos, otras dos personas resultaron con heridas de gravedad, según dieron a conocer autoridades queretanas.

Al lugar se trasladaron elementos del Ejército Mexicano y Semefo, además de agentes ministeriales que acordonaron la zona y comenzaron las indagatorias sobre múltiple homicidio.

Afuera del establecimiento se encontraba un automóvil con placas de Querétaro.

EN RESPUESTA, BLINDAN FRONTERA

Ante estas tres ejecuciones, que ocurrieron en territorio guanajuatense, las autoridades de Querétaro dieron a conocer que, en respuesta, se implementó un operativo que «blinda» la frontera entre este estado y Guanajuato, según confirmó el titular de la Secretaría de Seguridad Ciudadana, Juan Marcos Granados Torres.

El funcionario explicó que el jueves por la noche, se recibió un reporte del C5 de Guanajuato al C4 de Querétaro, en donde se informaba sobre los hechos. Las autoridades guanajuatenses informaron a las queretanas que «grupos delictivos realizaron diversas intervenciones en varios casas habitación dejando como saldo 4 personas fallecidas y dos heridos de gravedad”.