A tan sólo 15 días del inicio de los Juegos Olímpicos de Río 2016, las autoridades brasileñas lograron la detención de 10 personas durante una ‘operación antiterrorista’ en varias regiones del país.

El operativo se llevó a cabo con la intención de localizar y arrestar a grupos que pudieran tener nexos con el grupo terrorista Daesh (ISIS) u otras organizaciones criminales que se teme que puedan intentar un ataque durante los Juegos.

El ministro de Justicia de Brasil, Alexandre de Moraes, confirmó que la Policía detuvo a 10 personas, y destacó que se trata de «una supuesta célula terrorista, una primera célula, que pasó de mensajes sospechosos por internet a actos preparatorios de un supuesto atentado».

Los 10 detenidos fueron de nacionalidad brasileña y eran investigados desde el pasado mes de abril, cuando se descubrió que participaban en un grupo denominado ‘Defensores de la Sharia’ y planeaban adquirir armamentos para cometer crímenes en el país.

La operación policial, denominada «Operación Hashtag», fue llevada a cabo por 130 policías en los estados de Amazonas, Ceará, Paraíba, Goiás, Minas Gerais, Rio de Janeiro, Sao Paulo y Rio Grande do Sul.