Un doctor y una enfermera mantenían un amorío en el hospital de la localidad de Saronno, en la provincia de Varese, en el norte de Italia. Hasta aquí la historia no sería más que un chisme entre los pasillos, pero la historia tomó otro giro luego de que esta pareja comenzara a matar a sus pacientes.

En total, la pareja de médicos asesinó a cuatro pacientes y al marido de la enfermera para que no interfiriera en su relación.

Se trata del médico anestesista Lorenzo Cazzaniga, de 60 años, y de Laura Taroni, de 40 años, cuyas conversaciones telefónicas son investigadas por las autoridades.

En una de las llamadas, reveladas por la prensa italiana esta semana, se puede escuchar a la mujer preguntar a su amante si también debería matar a sus hijos de 8 y 11 años, a lo que el médico responde «No, a los niños no».

Los homicidios de los médicos, quienes inyectaban a sus víctimas con dosis mortales de medicamentos, se produjeron entre 2012 y 2013.

Fuente: Excélsior.