A lo largo de los últimos días, se volvieron virales en las redes sociales una serie de videos de un ucraniano, Aleksey Makeev, en donde hace chistes racistas y discriminatorios en contra de los mexicanos, además de que los agrede. La noche de este viernes, esto tuvo fatales consecuencias.

Apodado #LordNaziRuso, el sujeto se volvió, en cuestión de horas,  una de las personas más odiadas de todo el país.

Con un símbolo nazi en el rostro e identificándose bajo esta ideología, Aleksei grababa videos agrediendo a mexicanos -a veces con cuchillo en mano- y con mensajes discriminatorios. Su retorcido “videoblog”, llamado “Alex Time”, fue la causa de que cientos de personas acudieran a su casa en Cancún para intentar lincharlo.

De acuerdo a “El Sol de México”, el individuo estuvo recluido en un hospital psiquiátrico de Rusia. Ya en México -se desconoce por qué llegó a la ciudad de Quintana Roo- fue detenido por la Gendarmería por agresiones a civiles mexicanos.

El ucraniano estuvo preso en Chetumal y posteriormente fue liberado.

Los hechos de la noche del viernes se dieron en la calle 39 casi esquina con la 18 poniente, de la Supermanzana 70, cuando cientos de mexicanos acudieron para insultarlo, golpearlo, y arremeter contra él debido a sus insultos.

Las cosas se tensaron cerca de las ocho y media de la noche, cuando la enardecida turba logró ingresar a la cuartería donde vive el ucraniano. Un joven, Eduardo “N”, fue recibido con una puñalada por parte del simpatizante nazi. Esto enardeció más a la población, que arremetieron contra él con palos, piedras y toda clase de armas.

En una imagen publicada en Facebook, se puede ver al ucraniano casi completamente cubierto en sangre.

Ambos heridos, el ucraniano subversivo y el joven mexicano, fueron trasladados al Hospital General. Este perdió la vida un par de horas más tardes, según han confirmado medios locales y nacionales.

Makeev se desempeñó en 2015 como entrenador de clavados en Aquaworld. No obstante, fue despedido en 2015 debido a su comportamiento agresivo. Actualmente su estado de salud se reporta como grave.