El Templo de la Santa Cruz se encuentra en la punta de la loma de Sangremal. En la Calle Ejército Republicano y frente a la Plaza de los Fundadores.

Ubicarla es muy fácil, pues si uno se para en la Plaza de Armas de Querétaro y dirige su mirada hacia el este, todas las calles que se ve que suben, llevan a este templo.

Cuenta la leyenda del árbol de la cruz que esta particular planta, perteneciente a la familia de las mimosas, es la única en el mundo que en lugar de flores le brotan espinas, las que le dan forma casi perfecta de una cruz.

Fue hasta junio de 1697 Fray Antonio Márgil de Jesús, uno de los primeros franciscanos que trabajó en la evangelización de los indígenas de Mesoamérica, al llegar de misionar y trayendo el bastón en que se apoyaba en sus largas caminatas, clavó dicho bastón en los prados del ahora jardín. Al pasar el tiempo el bastón empezó a retoñar y a producir ramas con espinas en forma de cruces y creció hasta convertirse en el árbol que hoy puede verse con la rareza de que no produce ni flor ni fruto, sino solamente hojas diminutas que al llegar el inverno se secan.

Este famoso árbol de la cruz, se ubica en un pequeño jardín interior del Convento de la Santa Cruz de los Milagros, fundado en el año de 1654 como símbolo inequívoco del nacimiento de la Ciudad de Querétaro. Así que cuando vayas a esta histórica ciudad no te olvides de visitar a este convento, el cual es uno de los lugares que no te puedes perder en Querétaro y llevarte de recuerdo estas famosas espinas del árbol de la cruz.

Horario: lunes a sábado de 9 a 2 y de 4 a 6. Los domingos de 9 a 4.

[easy-tweet tweet=»Árbol de las espinas» hashtags=»Querétaro, Leyendas»]

 

Templo de la cruz