Al menos 37 niños fueron apuñalados y otros dos adultos también resultaron heridos. El atacante es un hombre de 50 años que trabajaba como guardia de seguridad en esa misma escuela.

El ataque se llevó a cabo en la provincia de Guangxi, cerca de la frontera con Vietnam. De acuerdo con los medios estatales, el incidente sucedió a las 8:30 de la mañana, un horario en que los niños en China van llegando a clases. El atacante se encuentra “bajo control”, señalaron las autoridades.

Todas las víctimas ya están siendo atendidas en el hospital y se reportan estables.

“Treinta y siete estudiantes sufrieron heridas leves y dos adultos fueron lesionados de manera más severa. Todos fueron enviados al hospital para recibir tratamiento. Ninguna de sus vidas está en peligro”, señaló el gobierno de Guangxi en un comunicado recuperado por Al Jazeera.

Fuente: Al Jazeera, CCTV y Global Times