Un transportista japonés de 48 años con nombre Kengo Satake, fue aprehendido este fin de semana después de supuestamente, apuñalar a su hijo de 12 años hasta la muerte. Satake, le ha dicho a la policía local que lo hizo porque su hijo «no estudiaba» para los exámenes de secundaria.

«Lo apuñale porque no estudiaba», explicó Satake a los agentes de la policía que lo interrogaban después de ser detenido.

El hombre fue detenido aproximadamente una hora después de acuchillar a su hijo, Ryota, con un cuchillo de cocina en el pecho. Quien según reportes policíacos, murió debido a la gran pérdida de sangre que provocó la herida en el pecho.

Satake dijo que se sentía preocupado porque su hijo no estudiaba para los exámenes que se realizan cada cambio de ciclo escolar en Japón, de cuyos resultados dependen ser aceptado o no en colegios de mayor prestigio, tanto privados como públicos.

El hombre aseguró que deseaba que su hijo, que cursaba sexto de primaria y que tenía que realizar el exámen de cambio de ciclo a principios de 2017, pudiera acceder a la misma escuela privada de Secundaria que él asistió en Nagoya.

Japón es conocido por la presión de la que suelen ser víctimas algunos estudiantes por parte de su familia para obtener los mejores resultados escolares posibles.

Las convocatorias para el cambio de ciclo académico o para el acceso a la universidad se conocen popularmente en la ciudad del sol naciente como «shiken jigoku» (el infierno de los exámenes).

shiken jigoku