Este viernes en La Habana, Cuba, un avión Boeing 737 se estrelló poco después de haber despegado con más de un centenar de personas a bordo, hasta el momento las autoridades han confirmado la muerte de 110 personas, entre ellas 7 mexicanos.

Marco Aurelio Hernández, un ex piloto que manejó el avión siniestrado entre 2005 y 2013, señaló que el piloto al mando al momento del accidente era un compañero muy capaz y preparado, sin embargo, la aeronave se encontraba en un pésimo estado.

De acuerdo con el piloto, existían anomalías en la aeronave, como un mantenimiento deficiente, prohibición de volar en Chile y vuelos nocturnos sin radar en Venezuela, motivo por el que él presentó en 2013 una denuncia que nunca fue atendida.

El Boeing que se estrelló fue fabricado en 1979 y en noviembre pasado se sometió a una verificación de seguridad que cumplió con las normas, según la secretaría de Comunicaciones y Transportes mexicana, pero la Aeronáutica Civil informó que la empresa Global Air será sometida a una nueva auditoría operativa.

«Levanté un acta por falta de mantenimiento y porque el avión ya había rendido lo que había rendido en el fuselaje», señaló el piloto en relación al accidente de esta semana, sin embargo, una vocera de la empresa rechazó hacer comentarios al respecto pues «lo que diga el señor Hernández es sólo responsabilidad suya».

[Con información de Infobae]