Angelina Martínez es una mexicana que da clases a parteras en los lugares más remotos del mundo, como Siberia.

Probablemente no sabías que en el mundo nahua el oficio de comadrona era un ejercicio sagrado y esa tradición se ha ido recuperando con el pasó de los años, pues cada vez más mujeres eligen a las parteras tradicionales para dar un seguimiento a su embarazo.

Es por esto que, la originaria de Guerrero, que actualmente tiene 59 años, ha tenido la oportunidad de difundir sus conocimientos, pero no solo en México, sino en varios países de Europa.

Angelina Martínez forma parte de una dinastía de comadronas y aunque su madre le hablaba en me’phaa o tlapaneco, lengua indígena predominante en Guerrero, ella no aprendió:

“Los indígenas eran tan mal vistos que mi madre dijo: ‘No más esta lengua”

A las parejas de las embarazadas, Angelina Martínez les pide que ‘hagan la tarea’, lo que significa, que no dejen de tener relaciones sexuales, pues uno de sus beneficios es que ayuda al alumbramiento.

Angelina Martínez ha sorprendido a más de uno con sus relatos durante sus viajes por Europa, pues su primer parto lo asistió cuando tenía solo 14 años.

De acuerdo con su testimonio, se encontraba sola en su casa cuando un hombre llegó a buscar a su madre debido a que su mujer estaba a punto de dar a luz.

Siendo menor de edad y sin experiencia para atender el asunto sola, Martínez dudó en llevar a cabo la tarea; sin embargo, hizo sus temores a un lado y descubrió que había aprendido el oficio muy bien, pues no tuvo problemas para asistir el parto.