Eila Campbell cumplió recientemente 94 años de edad, pero en lugar de celebrarlo comiendo con su familia, decidió hacer algo mucho más extremo.

La nonagenaria, acompañada por su nieta y su bisnieta, decidió saltar de un avión a tres mil metros de altura porque «tal vez no aguante otro año», por lo que «es mejor hacerlo ahora».

Tras saltar, la anciana describió el salto como «algo impresionante» y aseguró que lo haría de nuevo. «Todo el mundo cree que estoy un poco loca de todos modos, así que no importa», agregó.

De acuerdo con su nieta, esto es algo que la anciana quería hacer desde hace tiempo.

Fuente: FOX