Después de la polémica que ha habido este fin de semana en torno a la colocación de una valla alrededor del Palacio Nacional, el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, acusó a las «fuerzas conservadoras» de querer infiltrarse a las marchas de las mujeres para general violencia y vandalizar el Palacio Nacional.

«Les molestó mucho que pusimos una valla para proteger Oalacio Nacional, no es por miedo a las mujeres, es por precaución, porque las fuerzas conservadoras son muy retrógadas, son muy autoritarias, infiltran gente para generar violencia, para dañar», acusó.

El mandatario, en un mensaje previo a  la inauguración del Museo de la Reina Roja en Palenque, indicó que es mejor poner una valla que poner a las mujeres frente a los granaderos, «como era antes». «Tenemos que evitar eso, que no haya violencia, que nadie salga dañado o herido», dijo el Presidente.

El mandatario, además, aseguró que es humanista y que no está en contra del feminismo, sino de la corrupción y la manipulación.