El presidente Andrés Manuel López Obrador consideró que fue inmoral, provocadora y una imprudencia la presencia de Emilio Lozoya Austin, exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex) y testigo protegido de la Fiscalía General de la República (FGR), en un restaurante de lujo en la Ciudad de México durante el fin de semana.

“Es legal, pero es inmoral que se den estas cosas, es una imprudencia por decir lo menos, un acto de provocación porque este señor fue director de Pemex y está como testigo protegido, una gente que recibe un trato especial porque decidió dar a conocer toda la corrupción que se produjo en el sexenio anterior incluso desde Calderón”, consideró este lunes el presidente de la República.




Al exfuncionario no le fue interpuesta como medida cautelar el arresto domiciliario, sino la imposición de un brazalete para conocer su ubicación y firmar ante el Ministerio Público cada 15 días su libertad condicional. La FGR aún analiza si le brindará protección a través del criterio de oportunidad o lo acusa ante el juez para llevarlo a juicio.

Lozoya se declaró culpable de actos de corrupción en la compra de la planta de Agronitrogenados de Altos Hornos de México que se dio a sobreprecio, lo que generó un daño patrimonial a la administración pública en el sexenio de Enrique Peña Nieto.



El exdirector de Pemex se acogió al criterio de oportunidad brindado por la Fiscalía General de la República (FGR) y ha denunciado a otros funcionarios del sexenio pasado por haber recibido sobornos por parte de la empresa brasileña Odebrecht para aprobar contratos a través de la reforma energética de 2014.

El sábado, la periodista Lourdes Mendoza reveló imágenes de Lozoya Austin cenando en el restaurante Hunan, en Lomas Virreyes, en la Ciudad de México, y acusó que le interpuso una demanda ante la FGR por daño moral la cual no ha atendido aludiendo “arresto domiciliario”.




¿Quieres que tu negocio aparezca en nuestras recomendaciones? Mándanos un WhatsApp dando click aquí https://wa.me/message/FB2J654SP2IWJ1