A casi un año de gobierno, el presidente Andrés Manuel López Obrador, ha roto todos los récords, quien ha recorrido el equivalente a poco más de cuatro vueltas al mundo sin salir de México. Una en carretera y tres en avión.

 

De acuerdo con el portal del periódico Milenio, el mandatario federal ha acumulado en vuelo comercial y por carretera más de 162 mil kilómetros con sus giras.

 

El portal informativo, destaca que si se juntan los traslados de los fines de semana y se restan los días entre semana que permanece en Palacio Nacional y las horas para dormir, el mandatario ha acumulado el equivalente a 38 días íntegros (912 horas) en sus recorridos de traslado por todo el país.

 

Cabe destacar que este 1 de diciembre cumplirá un año como presidente y el ritmo no ha cambiado. La manera de trasladarse, tampoco. Y la flexibilidad en su seguridad sigue intacta. Pudiera decirse que ni siquiera descansa.

 

Asimismo, la nota informativa destaca que incluso en momentos de emergencia, AMLO mantiene su ruta por el país, además come en la camioneta o en pequeños puestos a la orilla de las carreteras. Ha estado incomunicado en momentos críticos y se ha dado el lujo de no atender la llamada de Donald Trump en situaciones tensas.

 

En cuanto a su primera gira como presidente se dio al día siguiente de rendir protesta. Estuvo en Veracruz y desde entonces no ha parado. Solo ha suspendido sus giras los días de Navidad y Año Nuevo, en Semana Santa, en los puentes de las fiestas patrias y de Día de Muertos, previo a su informe de 100 días de actividades y, de manera extraordinaria, cuando lo sorprendió en Aguascalientes la explosión de Tlahuelilpan, que lo llevó a cancelar actos en Guanajuato y Jalisco.

 

Pero en general el jefe del Ejecutivo mantiene el compromiso de recorrer el país al menos tres días a la semana. De viernes a domingo, y en ocasiones martes y jueves, deja Palacio Nacional para promover sus programas sociales y hablar con los ciudadanos, en lo que parece una campaña sin fin.

 

En cuanto a datos numéricos el titular del Poder Ejecutivo Federal ha viajado 94 días con hasta cuatro actos diarios, trasladándose hasta 18 horas de un punto a otro y dejando el resto para dormir. Hasta la semana pasada tomó 129 vuelos en los que recorrió 119 mil 298.98 kilómetros, lo que implica 216 horas con 46 minutos entre las nubes. Siempre en vuelo comercial, haciendo fila, pasando filtros de seguridad, registrando equipaje y sentado en las filas de emergencia. Pero también mantuvo la costumbre de viajar por carretera, pues dice: “Si no, no me daría cuenta de cómo están los caminos”. Esos que siempre están en malas condiciones y resultan inexistentes en las zonas más apartadas.

 

A bordo de su camioneta y con su fiel chofer Rojas ha recorrido 43 mil 257 kilómetros en 695 horas con 16 minutos, lo que equivale a una vuelta al mundo. Las visitas A pesar de ser un estado gobernado por el PRI, Oaxaca es la entidad que más ha visitado en este primer año de gobierno: ha estado 19 días en 30 actos en los que ha recorrido desde la capital hasta los hospitales rurales y las zonas indígenas que ningún presidente había pisado.

 

Asimismo, le sigue Veracruz, con 15 días de gira. Es en el que más tiempo estuvo durante su campaña como candidato por haber sido un estado que quería ganar y que consiguió que hoy gobierna el partido que creó: Morena.

 

En contraste, la mayoría de los estados gobernados por el PAN son los menos visitados: Querétaro, Tamaulipas, Baja California Sur, Baja California (hasta hace unas semanas), Aguascalientes, Quintana Roo y Guanajuato apenas registran dos o tres visitas en 12 meses.

 

Con información de ‘Milenio’.