Todo comenzó con la emblemática serie, Viaje a las Estrellas, la cual orilló a María Regina Apodaca Moreno a concretar su verdadera vocación. Ser como Scotty, el ingeniero de la nave Enterprise, pero le dijeron que era ficción, y que en este país “no teníamos ese nivel”.

Sin embargo, la estudiante de la licenciatura en Física de la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México(UNAM) transformó su frustración inicial en perseverancia, y ya comienza a hacer su sueño realidad: convertirse en ingeniera aeroespacial.

A sus 22 años, Regina realizó una estancia de cuatro meses en un programa de internos en el Centro de Investigación Ames de la NASA, en California, una realidad tecnológica de Estados Unidos que dejó atrás la ficción. “Es un programa para ser interno en la NASA, lo logré después de año y medio de hacer la solicitud”, compartió.

Dentro de dicha estancia realizó un proyecto que consiste en dar los primeros pasos para determinar si la nube de polvo sería un problema para la misión marciana, pues si es muy densa se debe hacer un sensor más resistente.

Por lo que creó un helicóptero que tratará de volar en Marte, esto será una prueba de concepto para determinar si se puede volar en una atmósfera tan delgada como la de ese sitio. “Queremos demostrar que tenemos la tecnología para hacerlo en otro planeta”, sostuvo.

La tesis de Regina está en curso, aún faltan varias simulaciones. Su tarea es apoyada por Carlos Málaga, investigador del Instituto de Física, para hacer la simulación de fluidos.

El próximo año la universitaria concluirá su licenciatura y hará solicitudes para cursar un posgrado en el extranjero (Estados Unidos o Europa). “Quiero estudiar ingeniería aeroespacial o instrumentación astronómica; luego quiero regresar y aplicar mis conocimientos aquí”, finalizó.

Con información de El Financiero.