La Suprema Corte de Estados Unidos determinó que los agentes de la Patrulla Fronteriza podrán disparar desde Estados Unidos hacia territorio mexicano.

De acuerdo con el periodista Keegan Hamilton, de Vice News, los agentes estadounidenses podrán «matar a las personas con impunidad» de forma que las familias de las víctimas no tendrán derecho a demandar por daños y perjuicios al agente que disparó.

Esta decisión pone fin al caso de Sergio Adrián Hernández Guereca, de 15 años, quien en 2010 murió al recibir un disparo por parte del agente fronterizo Jesús Mesa Jr.

El Juez Samuel Alito escribió en la sentencia que el caso es trágico, pero la seguridad en la frontera y las relaciones internacionales fueron la causa del fallo contra los padres de Sergio.

Con información de Sin Embargo.