No se trata de una metáfora o algún doble sentido, las autoridades de Florida, Estados Unidos, han advertido que este miércoles se podría registrar un caso de ‘lluvia de iguanas’.

La ‘lluvia de iguanas’ no es un mensaje apocalíptico ni la trama de una película de serie B, sino de un fenómeno natural -auqnue no muy común- en el que las bajas temperaturas le juegan una mala pasada a las iguanas y otros animales de sangre fría.

Ya que las iguanas no son capaces de generar calor, cuando las temperaturas bajan hasta cierto punto, estos animales se ralentizan o se vuelven incapaces de moverse, lo que provoca que caigan de los árboles, pero ojo, no están muertas, solo paralizadas.

Esta peculiar advertencia del servicio climatológico se da en un momento en el que Florida experimenta temperaturas inusuales muy por debajo de lo que se acostumbra.

Con información de Milenio.