Agentes de la Policía Federal ha lanzado una advertencia por una nueva modalidad de extorsión, los llaman «secuestros virtuales».

Esta nueva modalidad funciona de la siguiente manera; los delincuentes que se encuentran en la cárcel, escogen una persona al azar a la que mantienen incomunicada y escondida en un hotel mientras engañan a sus familiares haciéndoles creer que lo tienen secuestrado.

El delincuente se encarga de realizar una llamada a la habitación de las víctimas y les hace creer que serán asesinadas por sicarios si no obedecen sus órdenes. Como parte del «acto» les pide los números telefónicos de familiares, les ordena que compren un celular, que le den el número para mantenerse comunicados, que bajen WhatsApp y que apaguen los celulares.

Después de esto, les ordena cambiar de hotel. Durante ese tiempo, los delincuentes contactan a los familiares de la víctima para pedirles dinero mediante mensajes de voz de WhatsApp. Incluso consiguen que las víctimas se tomen fotos donde aparecen en poses como si estuvieran atados de las manos. También llegan a esta establecer enlaces telefónicos con los familiares y la persona que supuestamente está secuestrada.

Así, los extorsionadores consiguen que la familia pague el rescate.

Un caso similar de este tipo de extorsión lo vivió Francisco “Paquín” Estrada, mánager de los Bravos de León, quien recibió una llamada telefónica donde le pidieron que saliera del hotel sin decir nada, tomara un taxi y se dirigiera a otro hotel.

El responsable de la llamada le dijo al manager que gente armada tenía a uno de sus familiares y en caso de no seguir las instrucciones que recibía, lo lastimarían. Por lo que se trató de una extorsión telefónica y no de un secuestro.

Las autoridades piden que cuando se trata de una llamada sospechosa corte la comunicación de inmediato, localice al familiar y pida auxilio a las fuerzas de seguridad.