Guadalupe Palacios García, una mujer de 95 años de edad originaria de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, se graduó de la secundaria y demostró que para la educación no hay edad.

«Para el estudio y el amor no hay edad, el tiempo no cuenta, sino las ganas que se le ponga a la escuela», afirmó en su entrega de su certificado avalado por el Instituto Chiapaneco de Alfabetización para Adultos y Jóvenes. La señora aún no se siente satisfecha y dentro de unos cuantos días se inscribirá para entrar a la preparatoria.

Es importante mencionar que esta dependencia se encarga de brindarle educación a la gente que no tiene recursos para recibirla adecuadamente.

Fuente: El Universal