Este fin de semana se llevó a cabo la Rock ‘n’ Roll Querétaro Marathon, y aunque la mayoría de las personas disfrutaron del evento, algunos gandallas aprovecharon la situación para abrir los automóviles alrededor del estadio y Central Park para hurtar las pertenencias de sus dueños.

A través de las redes sociales los usuarios han denunciado los robos y culpado a la administración del evento, sin embargo, los organizadores se deslindan de la vigilancia de esas zonas.

Las quejas sobre esta clase de incidentes continúan apareciendo y cada vez son más personas las que critican no sólo la falta de seguridad, sino el cierre innecesario de calles, el caos vial provocado por la maratón y la falta de difusión sobre las vialidades que serían cerradas para que los corredores pudieran cumplir su trayecto.