La mañana de este sábado, un número de tiendas Wal-Mart y Sam’s Club permanecieron cerradas por varias horas debido a una huelga que realizaron sus trabajadores.

En Querétaro, se unieron al paro sucursales de la transnacional en Juriquilla Uptown, Bernardo Quintana y San Juan del Río, donde por varias horas lucieron las banderas rojinegras representativas del paro laboral.

Pero la huelga terminó rápido.

Para las 5 de la tarde, el secretario de Trabajo en la entidad, José Luis Aguilera Rico, dio a conocer que se habían re-abierto las tiendas en su totalidad. Aproximadamente, los trabajadores regresaron a sus labores a las 3 de la tarde, según informó el secretario a través de sus redes sociales.

La fugaz huelga, que a muchos tomó por sorpresa, se debió a una convocatoria a nivel nacional impulsada por los trabajadores de la empresa en protesta por un mal reparto de utilidades.

La convocatoria surgió a través de los representantes de los trabajadores en todo México, quienes pedían cerrar las tiendas (de manera pacífica y registrando su entrada para protestar en contra de esta situación.

Todo el conflicto surge a partir de que en el 2016, Wal-Mart registrara un ingreso de 433 mil millones de pesos, según el reporte emitido a la Bolsa Mexicana de Valores. De estos, La Ley Federal del Trabajo, señala que entre el 1 de abril y 30 de mayo deben repartirse entre los trabajadores un total del 10% de los ingresos. Según los quejosos de Wal-Mart, esto correspondía a un total de 2 mil pesos por empleado por concepto de utilidades. Sin embargo, denunciaron haber recibido sólo entre $250 y $500.

El descontento incrementó cuando se dio a conocer que no sólo los ingresos de la empresa eran suficientes para cómodamente repartir el 10% entre los empleados, sino que estos reportaron un incremento del 9.1% con respecto al año anterior.

Hasta el momento no ha habido una postura oficial por parte de la empresa. En lo que a Querétaro respecta, no obstante, los trabajadores regresaron a sus puestos apenas unas horas después de iniciado el paro.

Con información de Sin Embargo – Ciudad y Poder