El pasado lunes Italia puso fin al confinamiento obligatorio en el país y permitió a la gente salir a respirar aire fresco una vez más, eso sí, siempre siguiendo las medidas de distanciamiento social y el uso de cubrebocas y mascarillas, sin embargo, este fin de semana miles de italianos decidieron celebrar el fin de la cuarentena con fiestas masivas por todo el país, lo que puso en alerta a las autoridades.

Con cubrebocas, pero sin Susana Distancia, los italianos se emborracharon en los bares y antros del país, y cuando éstos cerraron (a las 11pm por decreto oficial), los fiesteros salieron a las calles con música a todo volumen. El alcohol no podía faltar e incluso se registraron algunas peleas entre los fiesteros y aquellas personas que los instaban a ser responsables y mantener el distanciamiento social.

En Nápoles la fiesta comenzó el sábado y terminó el domingo por la noche sin que nadie pudiera evitarlo. En Perugia se registraron peleas en mitad de la plaza Dante y en Roma fue necesario que las autoridades intervinieran para acabar con la fiesta, sin embargo, en todas las playas italianas se vivió un ambiente de fiesta irresponsable.

Al respecto, los encargados de los gobiernos locales advirtieron sobre las consecuencias de esta clase de actos y llamaron a la población a evitarlos, amenazando incluso con cerrar nuevamente los espacios públicos para evitar un rebrote de la enfermedad.

Con información de Milenio.