Ya a nadie sorprende que los partidos políticos sean la institución en la que menos confianza tienen los ciudadanos. Por años, estas instituciones han sido destapadas como una de las mayores causas de la rampante corrupción en el país, por no hablar de poca efectividad política, promesas sin cumplir, y -en general- bravuconería y rapiña con los recursos pùblicos.

En Querétaro, esta percepción no es la excepción, y es que la Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental que realiza el INEGI arrojó que de cada 100 queretanos, 84 no confían en los partidos políticos. Más que preguntarnos por qué esta percepción, valdría más la pena cuestionar qué hace a los 16 restantes confiar en instituciones con tales currículums.

De acuerdo a la ENCIG, las instituciones en las que más tienen confianza los habitantes de la entidad son las familiares, las universidades, y los compañeros de trabajo, mientras que las que peor calificación tienen después de los partidos políticos son las Cámaras de Diputados y Senadores y sindicatos.