56 hombres y 12 mujeres fueron remitidos por elementos de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal de Querétaro, debido a que no pasaron la prueba de alcoholímetro llevado a cabo en la capital.

Durante la semana que concluye, fueron aplicadas un total de 828 pruebas de alcoholimetría a conductores, de las que 68 personas resultaron no aptas para conducir un vehículo, al haber sobrepasado el nivel de alcohol permitido; por esta razón, fueron enviadas al Centro de Infracciones Municipales por Alcoholimetría Torito y Vaquita.

Asimismo, 60 vehículos quedaron a cargo de la autoridad, al no haber un acompañante que pudiera responsabilizarse por ellos.

Con la aplicación de este dispositivo se inhiben los hechos de tránsito relacionados con la ingesta de bebidas alcohólicas y se exhorta a los conductores a tomar conciencia de los riesgos que implica manejar en estado inconveniente.