La mañana de este viernes el presidente francés François Hollande dio un discurso referente al atentado de este jueves en Niza, en el que murieron decenas de personas, y lamentó que la cifra podría aumentar considerablemente, pues 50 de las personas que resultaron heridas se debaten entre la vida y la muerte.

Advirtió que medio centenar de víctimas permanecen en estado crítico, y que aquellas personas que han logrado sobrevivir al ataque «soportarán traumatismos el resto de su vida, incluso quienes no resultaron físicamente afectados».

De igual manera, el mandatario aseguró que entre las víctimas, tanto mortales como heridas, «hay muchos extranjeros de muchos continentes y muchos niños, niños pequeños que fueron a asistir a unos fuegos artificiales en familia, para disfrutar y compartir su felicidad pero que han sido golpeados hasta la muerte para simplemente satisfacer la crueldad de un individuo o tal vez de un grupo».

Por su parte, el fiscal de la República, François Molins, informó que el saldo mortal del atentado fue de 84 personas entre ellas 10 menores de edad.