Lo cotidiano a veces nos limita a admirar los detalles y los secretos que guardan las calles por donde siempre pasamos. ¿Cuántas veces hemos transitado por las calles del centro? Y cuántas veces nos hemos preguntado ¿Cómo eran hace algunos años? O ¿Cómo se llamaban? Es por eso que, mi curiosidad me llevó a investigar algunos datos curiosos que, si eres o no queretano, son buenos saber, para encontrarle un sentido a nuestro camino y aprender un poco.

 

Calle de Casados


Y no precisamente se llamaba así por una historia romántica. Lo que hoy es la calle de Ezequiel Montes, antes recibía el nombre de calle de Casados, gracias al benefactor de la mayoría de sus casas, el cura José M. Casaus, que de su último apellido se originó dicho nombre.

 

Calle de las Ánimas

Aunque pudiera parecer un poco tétrica la explicación de este nombre, es muy simple. En la ahora calle de Guerrero, existía la administración de la Cofradía de las Ánimas, además de algunas otras casas que pertenecían al mismo giro. Una cofradía es una asociación reconocida por el catolicismo que tiene como fin intereses altruistas.

Calle de las Malfajadas


No se asusten, no es lo que parece o tal vez sí. Cuentan los que saben, que hace algunos años, antes de oficializar el nombre de las calles, el pueblo dictaba apodos a estas, que se hacían del conocimiento general. Lo que hoy es la calle de Independencia, antes era conocida como la calle de las Malfajadas, proveniente al apodo que les daban a algunas mujeres que vivían aquí, cuya forma de vestir era un poco estrafalaria.

Calle del Desdén

Hoy llamada Allende, esta calle probablemente tomó su nombre a alguna escena amorosa. Como ya habíamos mencionado, antes era común oficializar el nombre de las calles, por los apodos que les daba el pueblo por algunas situaciones. En la casa no. 6 de esta calle vivió Doña Josefa Vergara.

Foto

 


Calle del Lobo

Se llamaba así por una leyenda; Se dice que Jaurías de lobos bajaban desde el Cerro del Cimatario en busca de presas, cierto día un muchacho que seguía este camino, encontró su muerte al toparse con una de estas fieras. Es por eso que se le denominó así a un tramo de lo que ahora es la calle de Morelos.

 

Esta investigación se realizó platicando con historiadores queretanos, cronistas, libros y el saber popular de los que ya vivían aquí. Si tú lector, tienes algún secreto que pueda aumentar o modificar estos datos curiosos, no dudes en escribirme. Sigue más de este viaje por Querétaro en mi Instagram @Miguel Canseco.
Foto Foto