Si estás pensando en tu próxima escapada de fin de semana que no implique gastar toda la quincena además de admirar paisajes increíbles, el Estado de Hidalgo es una excelente opción ya que cuenta con una gran variedad de destinos que puedes disfrutar en compañía de toda tu familia. Aquí te dejamos 5 hermosos destinos para visitar.

Huasca de Ocampo 

Huasca de Ocampo fue el primer Pueblo Mágico de Hidalgo con un paisaje encantador ya que se encuentra rodeado por los cañones y bosques de la Sierra Madre Oriental a orillas del río Pánuco, además su bello diseño arquitectónico nos regresa en el tiempo al México de la época minera con sus casas de cantera blanca y tejados rojos, sus calles empedradas y una riqueza natural indiscutible.

Hay muchas opciones para conocer este lugar, puedes iniciar con los más emblemáticos y explorar los alrededores, que a su vez, están rodeados de lugares increíbles que no son tan conocidos, como puede ser un restaurante con la mejor comida, hasta un sendero que te lleve a encontrar la mejor vista.

Tula

Visitar la zona arqueológica de Tula equivale a retroceder siglos en el tiempo. Con pirámides construidas por los toltecas, lo primero que notarás son los majestuosos atlantes que custodian la parte superior del Tempo Ceremonial. De casi 5 metros de altura, estos colosos fueron labrados a mano en piedra basáltica.

En la misma zona podrás visitar el Palacio Quemado –un adoratorio donde se practicaba el Juego de Pelota. También está el Museo Jorge R. Acosta, con piezas reales y réplicas toltecas.

En el centro de Tula, te recomendamos la Sala Histórica Quetzalcóatl, un museo que exhibe piezas prehispánicas, alternadas con exposiciones eventuales de autores locales y nacionales.

Huichapan 

Este Pueblo Mágico te cautivará con su arquitectura virreinal y calles empedradas, las cuales contrastan con el paisaje natural propio de la región. Date la oportunidad de contemplar los edificios, estructuras y templos que Huichapan esconde.

En este municipio existe un valle formado en una de las calderas volcánicas más grandes que hay en México. Ahí se encuentra la ex-hacienda del Astillero.

Real del Monte 

Real del Monte (o Mineral del Monte) fue un centro minero de la época colonial, de ahí el nombre. Hoy en día forma parte de los pueblos mágicos que engalanan al Estado de Hidalgo. El clima es frío y lluvioso. Constantemente hay días nublados y es muy común ver neblina.

Las leyendas abundan en esta localidad. Respirarás la tranquilidad y el misticismo que inundan el ambiente, mientras paseas por el Centro y recorres las largas calles de este bello lugar.

Grutas de Tolantongo 

Este parque ecoturístico es una buena opción para irse de fin de semana con la familia. Muy cerca de Ixmiquilpan, las Grutas de Tolantongo cuentan con atractivos únicos.

Hay cascadas, un río, senderos que te conducen a pozas de aguas termales y un entorno natural que te llenará de vida. Y claro, no podemos dejar de mencionar las grutas. El agua que brota dentro de ellas alcanza una temperaturas entre los 34 a 37ºC. Recorrerlas por los túneles es una gran experiencia.