Para la horrible ola de calor que azota México, es necesario pensar en las mejores formas de refrescarnos este verano. ¿Qué mejor forma de hacerlo que, disfrutando al mismo tiempo de los hermosos paisajes naturales que ofrece México?

Muchos de estos están en la Huasteca Potosina, que por suerte para nosotros, se encuentra relativamente cerca de Querétaro (el más cercano, Xilitla, está a aproximadamente 4 horas desde la capital queretana)

Imagínate: Calor, ríos, cascadas… suena a un verano perfecto.

Para ahorrarte tiempo buscando qué visitar en este paraíso mexicano, te lo ‘dejamos caer’ de una vez: 5 cascadas en la huasteca potosina que debes conocer.

1.- Tamul:

Ubicada en el municipio de Aquismón, cerca de los poblados de La Morena y Tanchachín. Se puede navegar río arriba en aguas rodeadas de una tupida vegetación. En el camino, pasarás por paisajes como «La Cueva del Agua», en donde está lleno de manantiales. Entre rocas, te puedes acercar a la enorme cascada.

2.- Xilitla:

Es quizás el rincón huasteco más visitado. En especial, por el castillo surrealista de Edward James, quien amó este municipio potosino tanto, que lo hizo su hogar. Entre la estructura cae una desigual cascada. Para refrescarte, puedes nadar en las pozas que mandó a hacer para refrescarse. El agua es fría y perfecta para refrescarte.

3.- El Salto y El Meco

Situada al norte de Ciudad Valles, a 2 kilómetros de la población de El Naranjo, se encuentra un río lleno de cascadas y pequeños saltos. Este río se llama El Salto, y culmina en otra cascada -El Meco- de 35 metros de altura.

4.- Minas Viejas:

La Cascada Minas Viejas está ubicada al sur de El Naranjo. Es uno de los paisajes más bellos del estado, y es formado por dos cascadas que vienen del río El Salto, que poco antes de la caída al vacío se separa, de tal forma que caen dos columnas de aguas blancas desde 50 metros de altura. Se puede nadar en la parte de abajo de la cascada.

 

5.- Tamasopo y Puente de Dios:

casaca-tamasopo_especial

Al oeste de Ciudad Valles se encuentra Tamasopo, quizás el más turístico de los sitios aquí mencionados -con excepción de Xilitla. A pocos cientos de metros del poblado, se encuentran cascadas que caen en pozas convertidas en albercas naturales, donde se puede nadar y acampar. A 3 kilómetros está Puente de Dios, una gran poza azul -alimentada por una cascada- donde el agua creó una caverna para que circule el agua. Una de esas increíbles esculturas de la madre naturaleza.

Todos los sitios aquí mencionados ofrecen paquetes de visita y guía para turistas. Desde la vista parecen refrescantes, ¿no creen?