Este sábado 24 de junio Veracruz vivió uno de los días más violentos de la última década, en menos de 24 horas 22 personas fueron asesinadas, incluyendo al comandante de la Policía Federal, Camilio Castagné Velasco y otros dos elementos policiales.

Durante el sábado se registraron, además de la emboscada a los policías, la ejecución de dos jóvenes y su padre en el municipio de Oluta; el asesinato de seis miembros de una familia, entre ellos cuatro menores, en el municipio de Coatzacoalcos. En Orizaba, dos mujeres murieron al ser atacadas al interior de su casa.

A estos ataques se suman otras tres muertes en Minatitlán; cuatro en Cosoleacaque, y uno en los municipios de Pánuco, Las Choapas y Canticas.

El gobernador del estado, Miguel Ángel Yunes, condenó los ataques y aseguró que:

«No nos estamos enfrentando a seres humanos, nos estamos enfrentando a bestias, a cobardes, a viles, a personas que son capaces de asesinar a niños con tal de tener secuestrados a los veracruzanos».

Fuente: López Dóriga