En este mundo existen series hermosas, moralmente enriquecedoras, con excelentes personajes y una historia encantadora, y después está The Good Place.

Este viernes llegó a su final ‘The Good Place’, una serie de Michael Schur que combinaba dilemas filosóficos y morales con un toque de humor blanco y un guión bastante original, y el final, ese final fue simplemente PER-FEC-TO. En honor a esta serie tan maravillosa, aquí te dejo 10 lecciones de vida que nos dejó a todos. Si ya viste el show seguramente etarás de acuerdo conmigo, y si no lo has visto, tal vez te convenza de hacerlo ahora mismo.

1. Nadie es perfecto (y eso está bien).

via GIPHY

Tahani Al-Jamil (Jameela Jamil) vivió toda su vida aspirando a la perfección, pero eso solo la llevó a tener una vida vacía y sin sentido en el que cualquier mal chisme sobre ella podía destrozarla, ¡Imagina lo que te haría esa vida a ti! Tahani puede presumir que el Scarlett Johannson la envidia y que rachazó a Jason Momoa, pero incluso ella tiene sus fallas.

2. Hay que ser decidido.

via GIPHY

Basta con conocer por 5 segundos a Chidi Anagonye para entender esta lección. Es cierto que todas nuestras acciones tienen consecuencias y que hay que pensar antes de actuar, pero si no eres decidido, terminarás viviendo una vida llena de miedo e incertidumbre. A veces es necesario dejar de pensar tanto y simplemente seguir tus instintos.

3. Hay bondad en todos nosotros.

via GIPHY

No se equivoquen, amo a Eleanor Shellstrop con cada fibra de mi ser, pero cuando estaba viva, ella era una muerda de persona. Vamos, que ella no solo vendía medicamentos expirados a ancianos, ¡Sino que los estafaba en el proceso!, pero incluso alguien como ella es capaz de preocuparse, de sacrificarse y de confiar ciégamente en los demás. Si alguien así tiene un lado bueno, todos lo tenemos.

4. Todos tenemos algo de sabiduría.

via GIPHY

Jason Mendoza no es la persona más brillante del mundo, ni siquiera es la persona más brillante de su propio departamento, pero en este mundo cada persona tiene algo qué enseñarnos, incluso este adorable tonto de florida que murió realizando el robo más tonto de la historia. Y es que todos tenemos nuestras propias experiencias y hemos aprendido de nuestros errores, por lo que -aunque no lo parezca- hay algo de sabiduría en todos y cada uno de nosotros.

5. Take it Sleazy

Hay muchas cosas malas pasando en el mundo, pero cada día es una nueva oportunidad de hacer algo bueno, lo importante es tomarnos todo con calma, o como diría el buen Michael…

via GIPHY

6. Aprende de tus errores.

via GIPHY

Siempre que cometemos un error tenemos dos opciones, podemos huír de él o aprender de él. Muy bien, saqué eso de El Rey León, pero también es una lección que aprendimos en The Good Place, y nos lo enseña de una forma muy directa, después de todo, Derek murió y revivió millones de veces para mejorarse a sí mismo y convertirse en una criatura medianamente funcional, ¡Pero hey! Es una mejora.

7. Nunca dejes de maravillarte por las cosas nuevas.

via GIPHY

Cualquiera creería que si eres un calamar de fuego que ha vivido por miles de años ya lo has visto todo, pero Michael nos enseñó en esta serie que la escencia de la felicidad está en mantener cierto nivel de ingenuidad y sorpresa. Moños, clips y hasta mensajes de texto, Michael se fascinaba con todas esas ‘cosas humanas’, ¿por qué tu no?

8. La incertidumbre es parte de la vida.

via GIPHY

¿Qué hay después de la muerte? No hay serie de televisión, filósofo o científico que tenga la respuesta a esta pregunta, pero eso es justamente lo que hace que valga la pena vivir nuestra vida al máximo. Ya sea que después de la muerte encontremos ‘El Buen Lugar’ (o ‘El Mal Lugar’ si no fuiste por el camino correcto), tenemos que aprender a vivir nuestra vida de la mejor forma posible, para nosotros y para los demás.

9. Hay que saber dejar ir.

via GIPHY

Algunas veces queremos conservar a las personas a nuestro alrededor o mantener las cosas tal como están, es cierto que a veces el cambio no es bueno, pero eso no significa que no es necesario. Algunas veces aferrarnos a las cosas terminará haciéndonos más mal que bien, y eso es algo que Eleanor y los demás nos enseñaron durante estos últimos cuatro años.

10. Todos podemos cambiar si realmente lo intentamos.

via GIPHY

Justamente lo que dice arriba. No importa si eres un robot celestial diseñado para cumplir las peticiones de los demonios, el juez que rige sobre el universo mismo, un amante de las ranas, el mismísimo líder del infierno o un humano común y corriente, todos tenemos la posibilidad de cambiar para mejor, y hacerlo es mucho más fácil de lo que parece.

Ahí están, 10 lecciones que The Good Place nos dejó después de cuatro años en emisión. Sé que hay muchas más, pero esas son mis favoritas, así que fork it. Ahora, si me disculpan, iré a seguir llorando por el final más perfecto que la televisión ha tenido en los últimos años.