En 1993 se estrenó la película de ‘Jurassic Park’, una película que no tardó en convertirse en un clásico que marcó a toda una generación y creó en millones de personas el deseo de saber más sobre los dinosaurios.

La película ha dejado una huella colosal que la ha llevado a estrenar ‘Jurassic World’ en 2015 y preparar el estreno de ‘Jurassic World: Fallen Kingdom’ este mismo año.

A 25 años del estreno de la primera película, aquí te dejamos unos datos curiosos sobre esta película que te harán verla de otra forma.

George Lucas participó en la cinta

Si bien la película corrió a cargo del mítico director de ciencia ficción, Steven Spielberg, parte de la postproducción corrió a cargo de George Lucas, el creador del universo de Star Wars.

El motivo de esto es que la postproducción de la película se prolongó más de lo que se debería y Spielberg ya estaba comprometido con otro proyecto: La Lista de Schindler, película que se grabó en Europa y también fue un gran éxito.

Parque tu trasero

La película de ‘Jurassic Park’ está llena de mensajes ocultos y homenajes a otras cintas de Spielberg, por ejemplo, la aparición de una escena de ‘Jaws’ en una de las pantallas que aparecen al fondo de la sala de control.

Pero entre los mensajes ocultos que hay en la cinta hay una que se ha convertido en un verdadero meme.

En una parte de la película, uno de los jeeps es manchado con barro y algunas de las letras de ‘Jurassic Park’ quedan cubiertas, dejando que se lea el texto ‘Urass Park’, lo cual se lee como ‘your ass Park’ o en español «parque tu trasero».

Casi no hay dinosaurios

Todos recordamos con cariño esa escena del final con el T-Rex y por supuesto que los velocirraptores en la cocina o la ‘chica lista’ que sorprendió a Muldoon (Bob Peck) en la selva, sin embargo, los dinosaurios apenas ocuparon una parte de la película.

Y es que la cinta tiene una duración de 127 minutos, pero los dinosaurios solo tienen 15 minutos en pantalla.

Se basa en un libro cuyos derechos costaron 2 mdd

La película de ‘Jurassic Park’ es una verdadera maravilla que marcó la infancia de millones, pero antes de la película existió la novela de Michael Crichton, un escritor de lo más inteligente que fijó los derechos de su obra en un millón y medio de dólares.

Al ver potencial en la obra, tanto Warner Bros como Fox comenzaron a lanzar ofertas por los derechos, pero finalmente fue Universal Pictures quien los obtuvo pagando 2 millones de dólares.

Pero al parecer Universal no quería pagar tanto por la obra, sino que fue obligada por Steven Spielberg para adquirirla pues, cuando leyó la obra, se obsesionó con llevar a la pantalla grande la historia.

John Hammond es el villano

En la película John Hammond es un hombre altruista que nunca se pierde el nacimiento de una de las criaturas creadas en su parque, pero en la obra original las cosas son diferentes, ahí es un empresario sin escrúpulos que más de uno podría odiar.

Las cosas cambiaron en la película porque Spielberg se sentía identificado con el personaje por su afán de impregnarlo todo de teatralidad y el amor que sentía por sus nietos, al pensar de esta forma decidió que en la película sería un abuelo amable que solo sonríe y derrocha amor (y dinero).

El T-Rex suena como cuatro animales diferentes

El rugido del T-Rex es posiblemente uno de los sonidos más emblemáticos en la industria del cine, cualquiera que lo escuche sabe a que animal pertenece y que debe huir cuanto antes (o buscar a quiene sté viendo la película), sin embargo, este rugido fue creado en el departamento de efectos especiales de la película combinando otros sonidos.

En concreto, el rugido del T-Rex se logró mezclando los sonidos de un tigre, un cocodrilo y una cría de elefante, mientras que su respiración suena como el sonido del agua a presión saliendo del espiráculo de una ballena.

De igual forma, el sonido del Dilophosaurus (el que escupe una sustancia venenosa), fue logrado mezclando el canto de un cisne, un mono aullador, una víbora de cascabel y un halcón.

Finalmente, el sonido de los Velocirraptores se creó mezclando los sonidos de un delfín y una morsa.

Si te mueves no puede verte… ¿O sí?

Todos sabemos que si un T-Rex está frente a nosotros y nos quedamos perfectamente quietos el gigantesco animal no será capaz de vernos y seguirá su camino, el único problema es que esto es completamente falso y si lo pusiéramos en práctica terminaríamos siendo devorados sin duda alguna.

Cuando la película se rodó hace ya más de 25 años se tenía la creencia de que el T-Rex tenía una visión basada en el movimiento, algo que Spielberg quiso poner en su película sí o sí, no obstante, una investigación realizada en años recientes descubrió que el Tyrannosaurus Rex tenía una vista maravillosa y quedarse quieto es posiblemente la peor forma de defendernos. Afortunadamente esta criatura se extinguió hace millones de años.

Los dinosaurios eran reales

En 1993 los efectos especiales no eran tan avanzados como lo son ahora, y sin embargo, la película de ‘Jurassic Park’ nos hizo ver a los dinosaurios como nunca antes, como si en verdad estuvieran vivos dentro de la película y no hubieran sido creados por computadora, esto se debe a que los dinosaurios utilizados eran 100% reales.

Bueno, no se trataba realmente de dinosaurios, sino de animatrónicos de tamaño real que costaron gran parte del presupuesto de la película y además requerían de un gran mantenimiento.

La piel del T-Rex era preparada, pegada y cosida al esqueleto de acero por dentro, lo que suponía un riesgo para aquellos que tenían que hacerlo, pues al interior del enorme armatoste había engrandes y partes afiladas que podían provocarles heridas graves.

Para lograr que los dinosaurios tuvieran el tamaño, la forma y el mayor parecido con las criaturas reales, Spielberg contó con la ayuda de investigadores de diferentes universidades y arqueólogos. Convencerlos no fue difícil, bastó con prometerles un presupuesto millonario para que crearan el modelo más realista de algunas especies, algo que no hubieran podido financiar de otra manera.

Un set embrujado

Los animatrónicos utilizados eran costosos y funcionaban de maravilla, pero aún así tenían algunos problemas y en ocasiones se encendían solos o se movían sin que nadie los estuviera controlando, y aunque los miembros del grupo sabían que eran simples errores en los robots, más de una ocasión se espantaron al ver a los animatronicos moverse e incluso llegaron a pensar que el set estaba encantado.

Le dio un gran empujón a lo que sabemos sobre los dinosaurios

Hoy en día es de conocimiento público que los parientes más cercanos de los dinosaurios son las gallinas y las aves, pero en ese entonces esto no era más que una hipótesis que no estaba del todo comprobada, pero como ya te mencionamos, en ‘Jurassic Park’ trabajaron verdaderos expertos en la materia, quienes se aseguraron de que los dinosaurios no solo lucieran como los reales, sino que se movieran como los reales.

Mientras animaban a los dinosaurios (algunos sí tuvieron tratamiento digital), los animadores se dieron cuenta del gran parecido que existe en la forma de caminar de estos animales y de las aves modernas, en concreto, de las gallinas. Esto se hizo evidente para muchos espectadores y ayudó a que la teoría fuera aceptada como tal.