Yelapa mantiene un ritmo de vida tranquilo, fuera de tiempo y eso lo hace un lugar predilecto para pequeños eco hoteles y retiros de yoga, así como establecimientos que conviven con la comunidad de pescadores y agricultores de la región.

La bahía parece estar dibujada por un niño, su río, su playa de arena dorada y sus dos montañas que la resguardan en cada extremo. Aunque no sea un área natural protegida por el gobierno, el difícil acceso la ha salvado del desarrollo extremo que se ha ido propagando.

Yelapa

Aquí hay varias actividades que se pueden realizar por los alrededores del pueblo, como visitar las cascadas, pasear en mula por la selva, disfrutar de la playa y su ambiente, comer los pasteles típicos que venden las señoras del pueblo.

Otra posibilidad es visitar las Islas Marieta que están deshabitadas, pero que son un refugio de aves y vida marina que se oculta entre las rocas. El ave emblemática de las islas es el pájaro bobo de patas amarillas, que construye su nido en el suelo y cuyos polluelos emiten un tremendo bullicio. Estas islas también esconden pequeños recorridos ideales para practicar el buceo.

Islas Marietas

Puedes quedarte en el Hotel Verana, este hotel cuenta con su propio embarcadero al pie de un acantilado de frente al amanecer. Es como una casa muy alta, con muchas habitaciones pequeñas e independientes, apiladas y conectadas por largos pasillos hechos de piedra que suben y suben a través de la selva.

La recompensa es que después de cientos de escalones, se va descubriendo un magnifico ejemplo de arquitectura no especializada, creación de dos personas que han viajado mucho y tienen una sensibilidad muy particular hacia la arquitectura. Los dueños, Heinz Legler y esposa Véronique Lievre.

Hotel Verana

En un principio, esta era su casa de playa, aquí se casaron y la por la insistencia de sus amigos y conocidos en poco tiempo la fueron transformando en hotel. En los inicios del hotel solo contaban con 2 habitaciones, ahora poco más de 10 años después cuenta con 8 casitas y dos spas.

Hay varias albercas y estanques cuya agua es tratada con sales minerales. Todo se recicla aquí, incluso las botellas de los licores del bar, que son entregadas a fabricantes locales de raicilla. Las casitas están hechas con materiales reciclados o muy sencillos y típicos de la construcción popular mexicana, como cemento, ladrillos, varillas y madera.

Verana

Puedes encontrarlos en: Cabo Corrientes, Yelapa, Jalisco. Puedes reservar al: (322) – 222 – 08 – 78.